¿Qué es el impacto medioambiental?

Publicado el

Tras la experiencia de la pandemia COVID-19 se observa un claro ejemplo de cómo el bienestar humano está estrechamente vinculado al equilibrio de los ecosistemas. Tras las imágenes que nos dejaron el confinamiento se ve la importancia de medir el impacto medioambiental a causa de la actividad humana, con el objetivo de avanzar hacia un desarrollo sostenible.

Según Wikipedia el impacto ambiental también conocido como impacto antrópico o impacto antropogénico, es la alteración o modificación que causa una acción humana sobre el medio ambiente

Debido a que todas las acciones del hombre repercuten de alguna manera sobre el medio ambiente, un impacto ambiental se diferencia de un simple efecto en el medio ambiente mediante una valoración que permita determinar si la acción efectuada (por ejemplo un proyecto) es capaz de cambiar la calidad ambiental y así justificar la denominación de impacto ambiental.

Es decir, es el resultado de una actividad humana que genera un efecto sobre el medio ambiente que supone una ruptura del equilibrio ambiental.

Tipos de impacto ambiental negativo

Algunos de los impactos ambientales más frecuentes son:

  • La contaminación del aire
  • La contaminación de las aguas (mares, ríos, aguas subterráneas)
  • La contaminación del suelo
  • La generación de residuos
  • La contaminación acústica
  • El empobrecimiento de los ecosistemas y pérdida de biodiversidad

¿Por qué es necesario medir el impacto medioambiental de la actividad humana?

El bienestar de la humanidad y su subsistencia esta ligada estrechamente con la estabilidad de los ecosistemas y la biodiversidad. De hecho, es por este motivo, que es importante controlar, medir y estudiar cualquier acción que altere el equilibrio ecológico.

Lo cierto es que determinadas actividades están generando efectos irreversibles en el entorno y, como si esto no fuera lo suficientemente grave, la población humana crece a pasos agigantados agotando los recursos naturales. Algunas actividades causan efectos irreversibles sobre el medio ambiente, como la contaminación del entorno, la extinción de especies, el agotamiento de recursos o la destrucción de hábitats.

Frente a este contexto, la evaluación de impacto ambiental es indispensable para encontrar soluciones a corto y largo plazo. Lo cual es imprescindible medir, minimizar y compensar estos impactos.

¿Cómo se mide el impacto medioambiental?

Para calcular correctamente las consecuencias de la productividad humana, se creó la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) de acuerdo a indicadores de desarrollo sostenible, que tienen como objetivo encontrar el punto de equilibrio entre una vida humana próspera y la integridad de la naturaleza.

Además, existe una iniciativa internacional Natural Capital Coalition que trabaja para que las organizaciones empresariales integren en sus finanzas sus dependencias e impactos ambientales sobre los ecosistemas y la biodiversidad.

El EIA informa que más de 100 países cuentan con una legislación que obliga a la aplicación de una EIA cuando se considera que un proyecto puede tener efectos considerables sobre los contextos ambientales y sociales.

¿Qué puede hacer tu empresa para reducir el impacto medioambiental?

  1. Usa eficientemente la energía. Realiza auditorías energéticas de tus procesos e instalaciones, te ayudará a saber si estás utilizando las mejores técnicas disponibles. Revisa periódicamente tus consumos y los aislamientos térmicos en equipos de frío y calor.
  2. Gestiona el agua de forma responsable. Es importante realizar un control periódico de tus consumos y aplica las mejores técnicas disponibles. Piensa cómo puedes reducir el consumo o reutiliza algunas corrientes de agua de la instalación.
  3. Busca nuevas oportunidades para valorizar tus residuos. Por ejemplo, la producción de biogás o biomasa, la transformación en enmiendas o fertilizantes, la extracción de productos o sustancias de valor.
  4. Optimiza los envases de tus productos. Realiza un plan de prevención de envases específico. Utiliza nuevos materiales más biodegradables.
  5. Calcula la huella ambiental de tu actividad e identifica objetivos de mejora.
  6. Mejora la gestión de los materiales y residuos peligrosos.
  7. Sensibiliza y ofrece formación ambiental a los trabajadores.
  8. Reduce el volumen y carga contaminante de los vertidos de agua residual. Aplica técnicas para reducir la contaminación en origen. Selecciona la instalación de depuración más adecuada optimizando su gestión y mantenimiento.
  9. Mejora los procesos de diseño de nuevos productos. Mejora la competitividad de tu empresa considerando el factor ambiental y elabora productos más sostenibles. Potencia el ecodiseño.
  10. Toma en consideración el medio ambiente y haz que sea una parte importante de la gestión de tu empresa. Implanta sistemas de gestión medioambiental y responsabilidad social empresarial.

En SINTAC seguimos alienándonos con los objetivos de sostenibilidad, El Pacto Verde Europeos y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030:

  • Reducción de nuestra huella ambiental. Medimos nuestro impacto ambiental y establecemos los objetivos de reducción de emisiones. Por ello hemos obtenido la certificación 9001 Y 14001.
  • Fomento de la economía circular. Hemos minimizado la generación de residuos en nuestra actividad reciclamos cada envase y residuo, está prohibido utilizar botellas de plásticos y hemos realizado calendarios para los empleados puedan venir varios en un mismo vehículo. Sobre todo y lo más importante apoyamos a las empresas emergentes de proyectos de economía circular.
  • Preservación de la biodiversidad. Sensibilizamos y apoyamos iniciativas de protección de los ecosistemas más sensibles a los efectos del cambio climático.

Artículos destacados